El vino con Denominación de Origen Toro es uno de los mejores productos del mercado nacional. Su excelente calidad, unido a su proceso de elaboración tradicional, otorgan a este vino una fama y reconocimiento mundiales. Sus viñedos situados en Zamora y Valladolid están reconocidos como una de las mejores áreas vitivinícolas más allá de nuestras fronteras.

Los vinos con DO Toro poseen una gran tradición siendo sus orígenes anteriores al asentamiento de los romanos. Durante la Edad Media tuvieron gran fama y prestigio ya que contaban con privilegios reales que autorizaban su venta en ciudades donde la comercialización de otros vinos estaba restringida. Con estos vinos se llenaban las bodegas reales y los navíos que partían hacia América.

En 1990, la Junta de Castilla y León se ve inmersa en un plan de selección clonal y sanitaria de la vid, rescatando y multiplicando así las variedades autóctonas de nuestra comunidad. Entre ellas destaca la Tinta de Toro, que en la actualidad posee el sello de certificación como variedad autóctona, además de un nombre propio y unas características ergonómicas y ampelográficas bien definidas.

A lo largo de su historia, el valor del vino con DO Toro se ha caracterizado por su graduación y corpulencia, propiedades que hacían de él un vino de alta duración que permitía su transporte hacia otros países a través del mar. En la actualidad, estos vinos han evolucionado hacia un cariz más fino y elegante, con una graduación situada entre los 13º y los 14º gracias a la recolecta de la uva en el momento óptimo de su maduración.

Marqués de Peñamonte

Entre la gran selección de vinos con DO Toro destaca Marqués de Peñamonte, un selecto producto que hará las delicias de tu paladar. Se trata de un vino potente y estructurado, de marcada personalidad e intensidad. Entre sus especificaciones destacan las notas tostadas de buena madera junto a la mejor expresión varietal de uva madura, que le confieren un sabor y textura excepcionales. Su gran sensación en la boca, aforrado de taninos maduros y carnosos, dota a este vino de una personalidad muy genuina y elegante.

Este vino no ha estado sujeto a filtrados en profundidad ni estabilizaciones a bajas temperaturas, por lo que en él conservamos toda su plenitud. Su crianza en barricas nuevas de roble americano y francés durante 20 meses otorgan a este producto unas notas tostadas de buena madera junto a la mejor expresión varietal de uva madura.

Para mantener las propiedades y el sabor de los vinos con DO Toro se recomienda conservarlos a una temperatura de entre 16ºC a 18ºC.  Ideal para acompañar a tus comidas, cenas o aperitivos como quesos o embutidos, incluso para maridar aves arroces, pastas o guisos.